Ayer y hoy en defensa de la educación pública

Apenas reelecto, Carlos Menem profundizó su proyecto neoliberal con un conjunto de medidas que atentaban contra la educación pública. Esto generó masivas manifestaciones de los estudiantes contra el desguace del Estado y la destrucción de su patrimonio cultural. En una Córdoba que ardía, Martín Sappia, Gabriela Halac y Horacio Bilbao cubrieron aquellas jornadas y le dieron forma a “Ojalá”, un material audiovisual que se realizó al momento mismo en que se sucedían los hechos.

Este documento extraordinario de 16 minutos (vale la pena verlo hasta el final) conservado y proporcionado a la FFyH por Martín Sappia, registra escenas de la lucha estudiantil del año 1995 contra la imposición de la Ley de Educación Superior, que incomprensiblemente aún nos rige.

Durante esa década la embestida contra la educación y la cultura pública argentina en general, no obstante profundos daños producidos, no logró destruir su arraigo en el imaginario popular ni su intensa defensa social. En los días que ahora corren, la educación pública -tal vez el mayor tesoro cultural legado por muchas generaciones de argentinos que lo protegieron de quienes buscaban convertirlo en un negocio- se encuentra otra vez amenazada, acaso más gravemente que entonces. Y convoca nuevamente al  movimiento estudiantil y a los trabajadores de la educación para, como en muchos otros momentos desde 1918, asumir el protagonismo de su cuidado. Bajo la inspiración de la historia y orientados por la convicción de que la educación es un derecho.

Diego Tatián
Decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades – UNC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.