Cantando no se siente ningún dolor

El jueves 24 de noviembre en la Sala de las Américas del Pabellón Argentina se realizó el concierto gratuito de Liliana Herrero, acompañada por Pedro Rossi en guitarra, para festejar los 70 años de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC.

Más de 600 personas se encontraron en la Sala de las Américas del Pabellón Argentina para celebrar el 70º aniversario de la FFyH, en una noche atravesada por la memoria.  “Nosotros en la Facultad con lo que hacemos honramos a los que estuvieron antes, sean libros, experiencias o personas, pero también estamos construyendo con lo que hacemos o no hacemos la memoria de los que van a venir. Y eso es una responsabilidad muy grande”, dijo el Decano, Diego Tatián, antes de presentar a Liliana Herrero y Pedro Rossi.

liliana-herrero-05

A pesar de un dolor en la rodilla que la aquejaba desde hacía varios días, producto de una caída en el supermercado, Liliana y Pedro recorrieron a lo largo de casi dos horas gran parte del cancionero rioplatense, que va desde el folclore más tradicional al rock nacional y desde los cantautores uruguayos a los nuevos músicos argentinos.

liliana-herrero-12

Así, comenzó con “No soy un extraño”, de Charly García, “Tu nombre y el mío”, de Lisandro Aristimuño y “Garzas viajeras”, de Aníbal Sampayo. “Cualquiera puede pensar que estos tres temas fueron una mezcla arbitraria, y que nada tienen que ver entre sí. Estos temas son parte de la memoria musical, poética y política y es lo que nosotros venimos a sostener hoy”, advirtió Herrero. A estas le siguió “La casa de al lado”, del uruguayo Fernando Cabrera. “La música es un diálogo, una conversación con la memoria”, agregó en otro momento.

En el marco de este aniversario, Liliana recordó cuando en los ’70, en su época de estudiante de Filosofía, venía a visitar amigos y a los actos en el Comedor de la Ciudad Universitaria. “Es imposible pensar los movimientos estudiantiles sin Córdoba”, señaló. En su pasado universitario, la cantante oriunda de Villaguay también fue directora entre 1990 y 1994 de la carrera de Filosofía de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. En esos años también se desempeñó como Profesora Adjunta en Introducción a la Filosofía y a las Ciencias Sociales en la Facultad de Derecho de la misma casa de estudios.

liliana-herrero-08

Antes de largar con las canciones de Atahualpa Yupanqui, Herrero contó sobre su tropiezo en el supermercado, una posterior caída sobre las góndolas y un dolor en las rodillas que todavía sentía fuerte ese día, lo que provocó un clima desacartonado de confianza y risas entre la cantante y el público. “¡Vamos bien! Cantando no se siente ningún dolor”, expresó con satisfacción y arrancó con la interpretación de “Luna tucumana” y “Chacarera de las piedras”.

Tampoco se privó de hacer público su sentido compromiso con la tradición de luchas y la defensa de los derechos humanos. En ese sentido, uno de los momentos más aplaudidos de la noche fue cuando la cantante se paró en el medio del escenario y con el puño en alto mostró la imagen de Milagro Sala, en clara solidaridad con el pedido por su liberación. Un gesto que remató con la interpretación de “El tiempo está después”, de Fernando Cabrera.

liliana-herrero-17En otro momento del concierto también recordó a Severino Di Giovanni, el anarquista de la década del 30 que Osvaldo Bayer retrató en uno de sus libros, y cantó una canción compuesta por el Teniente Juan Carlos Franco, quien fuera designado defensor oficial de Di Giovanni y dado de baja del Ejército.

Con “Parte del aire”, de Fito Páez, se despidieron, para volver al escenario sin llegar al camarín. “La calandria”, de Isaco Abitbol y “Murga madre” de Pitufo Lombardo, fueron las últimas canciones de una noche cargada de memoria y sentimientos.

liliana-herrero-10liliana-herrero-18liliana-herrero-00liliana-herrero-03liliana-herrero-04  liliana-herrero-07
liliana-herrero-09


liliana-herrero-15

liliana-herrero-16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.