La celebración de La condesa

El 10 de abril se inauguró en el Museo de Antropología la instalación artística “La condesa. Nadie sabe lo que puede un cuerpo”. Se trata de un recorrido sobre la vida de Laura Dominique Pilleri, la primera travesti cordobesa que, a través de la Ley de Identidad de Género, fue trasladada a una cárcel de mujeres. Además, estudiaba la carrera de Letras en el Programa Universitario en la Cárcel de la FFyH y trabajaba en la Secretaría de Asuntos Estudiantiles.

“Son soles eternos en las migajas de la oscuridad.
Golpes fluviales en la memoria de todo aquel que se siente vivo”.

Un poco más de un mes es lo que Laura Pilleri pudo vivir en libertad después de estar 19 años en la cárcel. Tenía 53 años y había pasado la mitad de su vida entre rejas. La noche del 17 de octubre de 2015, estaba en la casa de su hermana Claudia. No se sentía bien y entró al baño. Le golpearon la puerta pero no contestó. El corazón de “La condesa”, como le decían a Laura, se había detenido.

Antes de morir, ella estuvo en contacto con los creadores de la instalación artística “La condesa. Nadie sabe lo que puede un cuerpo”, que se inauguró el 10 de abril con gran presencia de público en el Museo de Antropología con la intención de “rastrear y reconstruir su historia de vida, al mismo tiempo que acompañarla en su proceso de excarcelación”. Sin embargo, señalan, “su muerte sería un nuevo grado cero del proyecto. Pero no el cero que inicia una recta, un cero que es, sí, desposesión, pero también potencia”.

Así surgió esta instalación multimedial, en la que cada visitante puede hacer su propio recorrido. En varios puntos de la planta baja del Museo se encuentran cuadrados con códigos QR, que llevan a las distintas cajas de archivos de la página web http://la-condesa.com/. Allí se pueden ver fotografías, textos, audios y videos sobre “La condesa” y la experiencia del proyecto, además de visibilizar la problemática de las personas trans en Córdoba.

Laura estudiaba la carrera de Letras en el Programa Universitario en la Cárcel de la FFyH y,  través de una beca de esta Facultad, trabajaba en la Secretaría de Asuntos Estudiantiles.

Su caso tomó notoriedad porque fue la primera travesti cordobesa cuya identidad autopercibida fue reconocida dentro de la UNC y, en 2012, el Servicio Penitenciario le otorgó  el mismo reconocimiento a través de la Ley de Identidad de Género, que le permitió ser trasladada a un establecimiento femenino.

Durante su detención en el Penal de San Martín, en 2001, Laura comenzó los talleres de arte que dictaba el PUC, escribió cuentos para niños, poesías, ensayos, la nouvelle “Cáscaras de naranja amarga” y publicó el relato corto “Ese Hombre” en la Revista Deodoro.

El proyecto fue realizado por Laura Zanotti, Pio Longo, Melina Alzogaray, Elena Pollán González y Soledad Croce, y es coorganizado por el Área de Cultura de la Secretaría de Extensión de la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC). Cuenta con el apoyo del Centro de Investigaciones de la FFyH, el Programa Universitario de Historia Argentina y Latinoamericana y la Secretaría de Cultura de la Nación.

Con entrada libre y gratuita, la instalación se podrá visitar de 9 a 17 hs en Av. Hipólito Yrigoyen 174.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.