Un mundo de dueños

La antropóloga Rita Segato fue una de las figuras centrales del Seminario-Taller “Mujeres y Ciudad: (In) Justicias Territoriales”, desarrollado el 4 y 5 de mayo en la FFyH. En diálogo con Alfilo, explica cómo la concentración de la riqueza, la desigualdad social, el giro en la política, la debilidad de los Estados y la masculinidad patriarcal se relacionan de manera directa con la violencia hacia las mujeres. “Los señores con poder son también los dueños de la vida y de la muerte”, alerta.

Rita Segato se ha convertido en una voz ineludible dentro del campo feminista y las luchas de género. Conceptos como la pedagogía de la crueldad y su análisis crítico sobre las distintas violencias sexuales, resultan fundamentales a la hora de comprender un síntoma de época, que no cesa de apuntar con saña sobre el cuerpo y la vida de las mujeres.

Recién llegada a Córdoba, el día previo a su conferencia, tiene planificada más de cinco entrevistas. Con la paciencia de una maestra, Segato escucha y responde cada una de las inquietudes planteadas por las mujeres de cada medio. Está convencida, además, sobre la necesidad de pensar y reflexionar sobre el estado del mundo actual, para hallar con sensatez algunas posibles respuestas.

  • ¿Qué está pasando en Argentina que cada 18 horas muere una mujer por la violencia machista?

Yo creo que se trata de un síntoma de un tiempo y de una realidad de aspectos de la vida de hoy que, infelizmente, los feminismos hemos considerado como distantes de la vida de las mujeres. Uno de los problemas del activismo y del movimiento feminista actual ha sido guetificar el tema de la mujer y separarlos del tema de las mujeres, cuando no lo son.

Hoy el mundo es un mundo de dueños. Es un mundo que si hablamos de desigualdad nos quedamos cortos. La palabra adecuada sería “dueñidad”. Y la dueñidad resulta como consecuencia de dos aspectos: Uno de ellos es el grado de concentración de la riqueza.
Los últimos estudios de Oxfman han dado cuenta que ocho personas en el mundo poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de toda la humanidad. Este informe, presentado en el último Foro Económico Mundial de Davos, se basa en el estudio de las cuentas bancarias y sociedades offshore que existen en el mundo. Esto significa que actualmente existen menos de 10 personas con una riqueza y un poder de compra tan grande que producen necesariamente la falencia de las instituciones. Incluso esta realidad nos lleva a pensar en la ficcionalidad de las instituciones, confirmado una vieja sospecha que es pensar en la ficcionalidad del Estado. Porque estos grandes dueños, estos “señores con poder” son también los señores dueños de la vida y de la muerte. Poseen tanto poderío y concentración de la riqueza que se convierten a su vez en los señores con la posibilidad de la vida y de la muerte.

El otro aspecto es cómo cambió en el mundo de la política. Quizás el cambio los podemos establecer con el ex presidente de Estados Unidos George W Bush (hijo). A partir de su presidencia, la tendencia en el mundo comenzó a ser que los grandes dueños de la riqueza empiezan a tener sus representantes directos en la política o ellos mismo se transformen en políticos, en presidentes. Entonces, este hecho ha provocado un giro demasiado grande en lo que significa hoy el Estado y las instituciones. En este nuevo escenario, el gran teatro de sombras institucional ha mostrado sus verdaderos operadores. Los operadores ahora han perdido el miedo de ingresar al primer plano de la escena política y comienzan a mostrarse.

  • Lo estamos viendo en Argentina y en otros países de la región.

Sí. No sólo en Argentina. Esto también ha sucedido en Brasil, con el golpe destituyente a Dilma. El Congreso de la Nación de Brasil está conformado por personas que son socios del agronegocio. Entonces el Estado ha transformado totalmente su escena. Y esa transformación la traslada también a la escena doméstica y visual. Desde Macri, en Argentina, pasando también por Temer, en Brasil, podemos ver que la escena presidencial es una escena de poder. De un poder de hombres.

  • ¿Qué podemos hacer para generar transformaciones?

En primer lugar creo que no debemos llegar a conclusiones simplistas. Creo que tampoco podemos replicar discursos beligerantes. Esto de pensar que si los hombres machistas son violentos, nosotras también debemos serlo. A mí me parece que debemos transformar la sociedad como un todo. Pienso que nuestro primer objetivo es que el discurso feminista llegue a los hombres. Pero de ninguna manera debe ser un discurso agresivo ni beligerante. Debe ser un discurso donde le ofrezcamos a los hombres violentos lo que ellos no tienen: un espejo de la reina mala. Es decir, un discurso donde el hombre pueda comprender todo el sufrimiento y el daño que causa un mandato patriarcal de masculinidad.

En América Latina somos vinculares

  • ¿Por  qué  en algunos espacios feministas todavía cuesta tanto hablar sobre vínculos basados en el amor y el respeto?

Porque dentro de muchos movimientos feministas también existen grupos de poder. Hay varios tipos de feminismos. Hay feminismos muy poco femeninos. Y porque el discurso hegemónico que impera también es el discurso masculino de poder: “Yo puedo más. Yo soy más fuerte”.

Hace muy poco, conversando con algunas amigas españolas,veíamos cómo es muy diferente el proyecto de felicidad de algunos países europeos con otros de América Latina. La mujer europea, por ejemplo, coloca como máximo valor de felicidad a la independencia. Cuando nosotras, las latinoamericanas, buscamos mucho más la interdependencia. Muchas veces nos identificamos con proyectos de felicidad o de bienestar que no son realmente los nuestros. Yo no quiero ser una persona que no necesite de nadie. En el mundo europeo el valor del individualismo está exacerbado. Y ha impuesto demasiadas fracturas. ¡Esos valores no son los nuestros! Yo de verdad deseo que alguien me necesite. La soledad es un horror.

En América Latina somos vinculares. Este suelo históricamente ha promovido las relaciones de vincularidad. Incluso uno de los mayores logros de los movimientos feministas es haber producido vínculos entre mujeres, cuando la modernidad impuso fracturas e individualismos. Tenemos que volver a pensar a partir de lo que nos gusta a nosotras. De nuestros intereses.

En Argentina y Uruguay existen muchos feminismos eurocéntricos. Muy diferentes son los feminismos que han surgido en América Central, que fueron formados por mujeres que, por lo general, bajaron de las montañas.

En Argentina, las mujeres feministas de mi generación provienen de las universidades. Y la universidad en Argentina es una institución eurocéntrica. Aprendió su feminismo de la cartilla Europea, pero en Europa los feminismos son institucionales porque han logrado verdaderas  transformaciones a través del Estado.

En Argentina todavía no. Nuestro Estado nacional es republicano y criollo. Y para mí decir criollo es una mala palabra, un insulto, porque esa república fundada por el criollo encierra una enorme base racista, misógina, homofóbica, maligna, que se asemeja mucho más a los intereses del colonizador que al colonizado. Esa república criolla fundó un Estado con una relación de exterioridad que funciona en contra de lo que el propio Estado tiene que administrar para sus ciudadanos.

Los que tenían un proyectos diferente, emancipador; los Belgrano,los Moreno,los Castelli fueron derrotados por esos criollos. Es por ello que nuestra relación con el Estado todavía hoy es ajena. No es propia. Para el ciudadano común el Estado es un enemigo. No logramos apropiarnos ni sentirnos parte. Y desde nuestra fundación existe todo ese caldo de cultivo de violencia.Y hasta aquí llegamos.

  • Y cómo seguimos

No seguimos. Tenemos primero que ver todo esto.Tenemos que comprender nuestro proceso colonial. Sin comprender ese proceso, no vamos a erradicar la violencia contra las mujeres. Estas transformaciones no son de fondo. Se encuentran en la superficie. Sucede que la gente no quiere pensar.  Muchas porque saben que pensar es peligroso y otras, porque simplemente les da pereza.

Tenemos que cambiar los mandatos de masculinidad, basados en la pedagogía de la crueldad. Me parece que estamos en una fase del capitalismo al que le interesa tener sujetos no sensibles, sin empatía. Y esta etapa, donde el enriquecimiento y la concentración se dan por despojo, donde el mercado es global; donde lo que prima es la negación de lo local, de la propia empatía, lo que impera esa pedagogía de la crueldad porque resulta funcional a esta fase el capital económico. Tenemos que pensar entonces en transformar a la sociedad; en generar nuevos vínculos, en recuperar las relaciones interpersonales, en la interdependencia. Debemos generar  nuevas formas de empatías y sensibilidades más humanas.

Las ocho hombres más ricos del mundo

  1. Bill Gates: Fundador de la empresa estadounidense Microsoft (75.000 millones de dólares).
  2. Amancio Ortega: Fundador de Inditex, propietario de la cadena de tiendas de moda española Zara (67.000 millones de dólares).
  3. Warren Buffett: Director ejecutivo y principal accionista de la empresa estadounidense Berkshire Hathaway (60.800 millones de dólares).
  4. Carlos Slim Helu: Propietario del mexicano Grupo Carso (50.000 millones de dólares).
  5. Jeff Bezos: Fundador y director ejecutivo de la empresa estadounidense Amazon (45.200 millones de dólares).
  6. Mark Zuckerberg: Presidente, director ejecutivo y cofundador de la empresa estadounidense Facebook (44.600 millones de dólares).
  7. Larry Ellison: Cofundador y director ejecutivo de la empresa estadounidense Oracle (43.600 millones de dólares).
  8. Michael Bloomberg: Fundador propietario y director ejecutivo de la empresa estadounidense Bloomberg LP (40.000 millones de dólares).Fuente: https://www.oxfam.org/

Perfil

Rita Laura Segato
Antropóloga y feminista argentina, profesora jubilada del Departamento de Antropología de la Universidad de Brasilia e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones de ese país. Obtuvo su doctorado en antropología social en la Universidad Queen’s de Belfast. Reside en Brasilia (Brasil) y Tilcara (Argentina). Sus investigaciones se han orientado a las cuestiones de género en los pueblos indígenas y comunidades latinoamericanas, a la violencia de género y a las relaciones entre género, racismo y colonialidad; y recientemente ha elaborado un profundo estudio sobre la Penitenciaría de Brasilia. Entre sus libros se destacan Las estructuras elementales de la violencia (2003), La nación y sus otros (2007) y Las nuevas formas de la guerra y el cuerpo de las mujeres (2014).

Mujeres y Ciudad (IN) Justicias Territoriales

El 4 y 5 de mayo, en el Pabellón Venezuela de Ciudad Universitaria, se llevó a cabo el seminario taller “Mujeres y Ciudad (IN) Justicias Territoriales”, con mesas de diálogo, debates y conferencias magistrales, protagonizadas por la socióloga española María de los Ángeles Durán y la antropóloga feminista Rita Segato, entre otras.

La actividad se realizó con el objetivo de generar un espacio de diálogo y reflexión crítica, en clave feminista, acerca del derecho de las mujeres a la ciudad, la planificación urbana desde el género y las experiencias territoriales de resistencia que organizaciones sociales y de mujeres vienen desarrollando en nuestro país y la región.

Además, otro de sus propósitos fue la posibilidad de generar propuestas de incidencia en articulación con organizaciones y movimientos de mujeres y feministas, tendientes a la construcción de territorios urbanos libres de violencias y discriminaciones contra las mujeres, en respeto a la diversidad, que enfrenten el racismo, el sexismo y la heteronormatividad.

La actividad estuvo organizada por CISCSA- Centro de Intercambio y Servicios para el Cono Sur Argentina-, la Articulación Feminista Mercosur y el Área de Feminismos, Géneros y Sexualidades del Centro de Investigaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC, junto al apoyo de la Red Mujer y Hábitat, la Coalición Internacional por el Hábitat –HIC-, Habitar Argentina y la División de Asuntos de Género de CEPAL.

Texto y fotos: Irina Morán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.