Nuestro nuevo logotipo

Teníamos esa hoja de otoño preciosa, de Mariana Minervini, toda escrita con el nombre del Programa. Visitaba otoño a otoño los materiales educativos que hace diez años se enviaban en cd-room por correo regular en un sobre a los cursantes del Plan de Formación a Distancia.

En estos diez años, muchos cambios informáticos pasaron por las vías intangibles de la tecnología. Y había que diseñar uno nuevo, adaptable a los formatos actuales. Por eso, nos decidimos a cambiarlo.

Manuel Coll, diseñador del área de Comunicación de la FFyH es el autor del nuevo diseño.

Uno de los comentarios que hicimos en la primera versión fue: es transferible, lo podemos dibujar a mano, con aerosol, estamparlo en los cuadernos de los chicos con un crayón anaranjado o en tiza mojada en el piso de donde vayamos.

La primera versión tenía un solo punto, nos parecia que faltaba algo. Y con dos, la cosa cambió.

Es simple, es alguien leyendo, ¿se dieron cuenta? Cómo cuesta llegar a lo sencillo, qué tan complejo es ¿no?

Las líneas de abajo son papel, son pantalla, son caminos, son procesos y, sobre todo, son muchas. Mucho para leer o quizás una sola cosa, para leer mucho. A la vez, podríamos decir que no son (necesariamente) ojos, sino puntos, o un par de manchas en un plano blanco.

Nos preguntamos si es suficientemente “representativo”, qué sería “suficientemente” y, la famosa definición de signo de Charles S. Peirce, en lugar de qué cosa está, para quien y en qué circunstancia de producción de sentido. Así como lo explicamos, lo sabe un niño o una niña que dibujan un rayón enredado y te dicen: es un perro que pasó por mi casa cuando ayer se largó a llover y había montón de papel picado en la vereda pero ves, esas cositas de acá, esa es la lluvia.

Representa algo, pero necesita alguien que lo re-conozca.

Es decir, ¿qué traemos como representación del Propale, qué componentes de lo que pensamos que somos está ahí, en este logo? Mas precisamente, en esta O con ojitos que nos mira. ¿nos mira?

Creo que nos miramos leer: vemos el logo y al leer “PROPALE”, vemos que en medio de la sigla nos leen a nosotros, alguien levanta su vista anaranjadita.

¡Epa! Lindo descubrimiento que venimos a hacer. Bueno, lo pensó Manuel.

 

 

 

María Teresa Andruetto, Premio Cultura 400 años de la UNC.

invitacion formal

MIiércoles 14, a las 19, en el Auditorio de la Facultad de Lenguas

(Av. Vélez Sársfield 187) se realizará una jornada de actividades abierta al público en general para acompañar la entrega del “Premio Cultura 400 años” a María Teresa Andruetto.

Las actividades comienzan a las 17, 15 hs. cuando se leerán fragmentos de la obra de la escritora y animará el equipo “Rastro de Letras”.

También habrá una mesa panel sobre la autora, en la que disertarán Lucía Robledo,  Lucrecia López y la Prof. Emérita Pampa Arán.

Para finalizar se hará la entrega del Premio y actuará el grupo “Balbuceando Teatro”.

Las actividades están coorganziadas pro Propale (FFyH-UNC) y el CEDILIJ:

 

Festejo de los diez años. Invitación

El Propale cumple 10 años

El viernes 16 de noviembre se celebrarán los diez años del Programa en Promoción y Animación a la Lectura de la Secretaría de Extensión de la FFyH, en el Aula 1 de Casa Verde. Además, el miércoles 14 se le entregará el Premio Universitario de Cultura 400 años a la escritora María Teresa Andruetto. [06/11/2012]

“Festejamos el crecimiento de un programa que hizo huella en la promoción de la lectura y la escritura”, dice Susana Gómez, coordinadora del Propale desde sus inicios.

A modo de festejo se invita a todos los que forman y formaron parte de este Programa, a lo largo de su primera década, a enviar microrelatos en los que se cuenten acontecimientos, anécdotas y reflexiones en torno a su tránsito por Propale. Estas pequeñas historias serán impresas y se presentarán en el festejo. Además, serán subidas al sitio web del programa.

Los relatos deben enviarse a propale@ffyh.unc.edu.ar hasta el 11 de noviembre.

Imagen: Tássies. Fragmento de su poster por la Semana del Libro Infaitl y Juvenil, OEPLI, 1991 Agradecemos al autor el permiso para utilizar las imágenes.